En teoría, solo vas a necesitar una imagen impresa, un objeto con recubrimiento adecuado al que quieras sublimar y la máquina correspondiente al tipo de objeto. Ahora bien, para elaborar la imagen y poder plasmarla finalmente en el elemento deseado debes contar con:

.- Impresora de tinta. En algunos casos puede ser un plotter o impresora de escritorio.

.- Papel para sublimar

.- Tintas de sublimación

.- Máquina de calor adecuada para cada tipo de producto bien sean tazas, telas, vasos, metal, etc

.- Computador personal y un software para manejo de imágenes gráficas.

.- Conocimientos necesarios y entrenamiento suficiente para realizar el proceso.